• Tarjetas
  • Inversiones
  • Préstamos
  • Ahorros
  • Entidades
  • Nosotros
  • Aprende
Tarjetas
Inversiones
Préstamos
Ahorros
Entidades
Nosotros
Aprende

Diferencias entre cuenta de ahorro y cuenta corriente

Diferencias entre cuenta de ahorro y cuenta corriente

¿Qué es mejor, tener cuenta corriente o una cuenta de ahorro? ¿Existe alguna diferencia entre estos productos financieros? ¿Cuál es la que más conviene tener? Es probable que en alguna ocasión te hayas hecho alguna de estas preguntas. Sobre todo cuando vas a realizar transferencia de dinero a través de plataformas online, en las que es preciso especificar este dato.

Si bien ambos son instrumentos financieros utilizados para depositar ahorro y hacer diversas transacciones, tienen algunas diferencias y usos recomendados.

La cuenta de ahorro: sus características y ventajas

La cuenta de ahorro, como su nombre lo indica, es un instrumento que sirve para guardar dinero. Habitualmente genera un interés a tu favor cuando tus depósitos mínimos han permanecido en dicha cuenta durante al menos 30 días.

El uso de este tipo de cuenta está dirigida a todo público: estudiantes, trabajadores, mujeres, etc.  Los instrumentos tangibles con los que se hacen las transacciones en cuentas de ahorro son las libretas de ahorro y las tarjetas de débito.

Esta cuenta, a diferencia de una corriente, no está asociada a una chequera, por lo que su costo de mantenimiento suele ser inferior. En otras palabras, pagas menos dinero en comisiones bancarias si usas una cuenta de ahorro.

La cuenta corriente y sus diferencias con la cuenta de ahorro

Las cuentas corrientes son instrumentos financieros creados, inicialmente, para facilitar las operaciones diarias de las empresas y algunos particulares que requieren realizar pagos de servicios, suplidores, nómina y otros rubros que pueden existir en una organización. A diferencia de una cuenta de ahorro, generalmente esta no genera intereses por el dinero depositado, puesto que son recursos a la vista y se espera que las empresas dispongan movimientos con elevada frecuencia.

Para realizar las operaciones de las cuentas corriente se suele utilizar la chequeras y las tarjetas de débito.

Entre sus ventajas podemos citar que permiten el uso de las chequeras, como hemos señalado previamente. En caso de sobregiro, le permiten al titular el acceso a líneas de crédito revolventes. Es decir, las entidades financieras pueden darles préstamos a las personas o empresas empresas para que realicen sus operaciones, las cuales se comprometen a depositar el monto prestado en un período determinado. Y este crédito es revolvente porque, tan pronto como lo devuelvan, lo pueden volver a utilizar hasta que la entidad financiera o la empresa decidan lo contrario.

La desventaja es que las cuentas corrientes suelen tener más cargos que una cuenta de ahorros.

En síntesis, las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes son instrumentos de depósito con las cuales se puede transar el dinero. La cuenta de ahorro está pensada para diferentes públicos, mientras que las cuentas corrientes están más orientadas a empresas. Mientras que las cuentas de ahorro tienen pocos cargos por mantenimiento, las cuentas corrientes suelen ser más costosas. Ambas utilizan la tarjeta de débito, pero quien tiene cuenta corriente también puede valerse de chequeras. Importante es tener en cuenta que las cuentas de ahorro generan intereses sobre los saldos que se mantienen en la misma durante al menos 30 días. En cambio, las cuentas corrientes no brindan esta posibilidad.

Últimos articulos

¿Puedo solicitarle al banco que me reduzca la tasa de interés de un préstamo?*

¿Es posible negociar con un banco para que nos reduzca la tasa de interés de un préstamo? La respuesta es sí, siempre que se trate de un crédito a tasa variable. Pero hay algunas condiciones que deben darse para que una solicitud de revisión hacia la baja tenga alguna probabilidad de éxito. En el proceso, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Leer más

¿Es posible cambiarse de AFP?

¿Sabías que es posible cambiarse de AFP? En República Dominicana conforme a las leyes vigentes, no es posible renunciar a este seguro de vejez, discapacidad y sobrevivencia, pero desde el primer año de la entrada  en vigor de la Ley 87-01, que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social, los afiliados tienen derecho a cambiar de AFP. 

Leer más

¿Quién custodia la información de tus inversiones en el mercado de valores?

Cuando adquieres un certificado de depósito en la banca, tu entidad financiera te da un documento físico que hace la función de título de propiedad. Pero, ¿Sabes cómo funciona en el mercado de valores? En este artículo te explicamos todo.

Leer más

El Covid-19 y su impacto en las tasas de los préstamos a las personas

Desde que se inició el estado de emergencia nacional por Covid-19 las autoridades monetarias han implementado una política expansiva, liberando recursos para asegurar la liquidez de la banca y bajando tasas de referencia. Con esto tratan de estimular la reducción en las tasas de interés para garantizar la fluidez en la colocación del crédito. ¿Es esto lo que, en efecto, ha ocurrido en el mercado financiero dominicano?

Leer más

Diferencia entre bolsa de valores y mercado de valores

Con frecuencia los términos mercado de valores y bolsa de valores son utilizados como sinónimos. Es una usanza extendida incluso entre personas con mucha experiencia en el campo financiero. Sin embargo, de manera técnica, estos términos no hacen referencia a lo mismo. En este artículo te ayudamos a comprender con claridad la diferencia.

Leer más

¿Cuál es el monto mínimo que se puede invertir en el mercado de valores?

Esta es una pregunta obligada cuando exploramos la idea de invertir en el mercado de valores, así sea para conocer cómo funciona. Antes que todo es preciso anotar que hablamos de un espacio de intercambio de valores (bonos, letras, acciones y otros tipos de títulos), de modo que la respuesta dependerá del instrumento en que estés interesado/a, del momento en que quieras hacer la adquisición y, eventualmente, del puesto de bolsa a través del cual quieras gestionarla. En este artículo hablamos sobre el tema.

Leer más

Hablemos de diversificar

Todo inversionista dispone de un portafolio, canasta o cartera de inversión, que no es más que el conjunto de instrumentos de inversión que posee. Si tienes certificados financieros en un banco, bonos del Ministerio de Hacienda y cuotas en un fondo de inversión, esos son los instrumentos que conforman tu portafolio. La diversificación de esa canasta es una de las recomendaciones básicas que te haría un buen asesor financiero. ¿Por qué es tan importante? ¿Cuáles criterios tomar en cuenta para la diversificación? Es lo que procuramos explicar en esta nota.

Leer más

¿Pensando en el mercado inmobiliario para tu primera inversión? Toma esto en cuenta

La idea muy extendida de que la tierra y el block no pierden valor despierta el interés de muchos inversionistas novatos en este mercado. Si estás entre quienes contemplan esta opción pero tienes poca experiencia, será necesario que estudies bien la materia antes de tomar la decisión.

 

Leer más

Cuatro pasos para comprar un bono

¿Cómo puedo comprar un bono? La duda no nos resulta desconocida. De hecho, se trata de una pregunta bastante frecuente: tienes algunos ahorros, quieres comprar bonos del Banco Central o el Ministerio de Hacienda para ir explorando nuevas formas de inversión, pero no tienes idea de cuál es el proceso y, mucho menos de cómo o dónde empezar. Luce complicado para principiantes, pero la buena noticia es que estás en el sitio indicado para despejar la inquietud: esta es una breve guía que explica cómo invertir en títulos del Estado en solo cuatro pasos.

Leer más

Cinco datos que debes conocer sobre tus ahorros en las AFP

En República Dominicana los trabajadores formales estamos afiliados al sistema de seguridad social creado mediante la Ley 87-01. A través de la Tesorería de la Seguridad Social, de manera obligatoria, cada mes cotizamos en tres seguros: el de salud, el de riesgos laborales y el de vejez y discapacidad. El último es al que vamos a referirnos en esta entrega.

Leer más

Gracias por suscribirte!