• Tarjetas
  • Inversiones
  • Préstamos
  • Ahorros
  • Entidades
  • Nosotros
  • Aprende

Tu primera inversión

Tu primera inversión

Eli desarrolló el hábito del ahorro desde pequeño. Lo aprendió de su madre, que le enseñó a nunca gastar más de lo que le ingresaba.

-Mi hijo -le decía-, toca arroparse hasta donde alcance la sábana.

Un día, barajando en la redacción, me hizo la historia. Celebré su buen manejo, y aun más el mejor ejemplo de su madre. A través de los años, siguiendo esa regla, había acumulando un cierto capital.

-¿Y como de cuánto estamos hablando, Eli?

Me compartió el monto y lo aplaudí.

-¡Excelente, amigo! Me imagino que lo tienes bien invertido, para sacarle alguito, ¿verdad?

Con cierta sorpresa, me admitió que no.

-Yo no me complico mucho, Alejandro. Dejo eso en la cuenta de ahorro, lo mío es periodismo, no finanzas… Además, eso es muy complicado para mí.

-¿Pero ni siquiera en un depósito a plazo fijo o certificado financiero, Eli?

-¿Qué es eso? He escuchado sobre los ‘plazos fijos’, pero nunca me he detenido a investigar. ¿Me lo explicas tú?

Liquidez versus rendimiento

-Eli: Las cuentas de ahorro son excelentes para tu ‘parquear’ unos fondos hasta que decides qué hacer con ellos. Tienen la ventaja de que puedes acceder a tus fondos cuando quieras, de manera inmediata. Puedes hacer tus retiros en la ventanilla o el cajero electrónico de tu banco. Por ejemplo, tu cuenta de nómina es una cuenta de ahorro. Sirve para tus transacciones, o para tu acumular un cierto monto hasta tanto tengas suficiente que puedes invertir, en caso de que no tengas necesidad inmediata de los fondos.

Eli escuchaba con atención, ajustando sus lentes y arreglándose la barba con un nuevo e inesperado interés en finanzas.

-Ciértamente, Potrillo, así es que me manejo con mi cuenta de nómina. Y sí, también es como dices, tengo mi ‘clavito’ ahí para manejar mi día a día, pero tengo mucho más dinero del que necesito.

Sonriendo, le expliqué que eso no tenía nada de malo.

-¡Ya quisiera mucha gente estar en tu situación! Lo único negativo es que, aunque te beneficias de mucha liquidez (es decir, que puedes disponer el dinero inmediatamente) estás dejando de ganarte un dinerito.

-Aplatáname eso- me instruyó.

-Bien. Digamos que tienes RD$100,000 en tu cuenta de ahorro que no vas a necesitar, por lo menos durante los próximos doce años.

-Como en efecto es el caso, Alejandro-, me dijo, asintiendo.

-Exacto. ¿Cuánto te pagó el banco por tener ese dinero ahí?- le dije.

-Ni idea, creo que me pagan un interés pero no estoy pendiente de eso…

-Pues te lo adelanto: Como tu podrías retirar esos RD$100,000 en cualquier momento, te compensan con muy poco.

-¿Como cuánto estimas?, preguntó mi amigo de la barba canosa.

-Probablemente un 1.0%. Es decir, que durante un año te pagaron RD$1,000 (RD$100,000 multiplicado por esa tasa.)

-Algo es algo -afirmó Eli- pero es como te dije, eso no es mucho dinero.

-No, no lo es. Ni siquiera cubre la inflación que se generó ese año. Precisamente por eso es que quisiera que le sacaras mejor provecho a tu dinero, pasando del simple ahorro a tu siguiente paso, el de invertir a un mayor plazo. Mira, con esos mismos RD$100,000, durante ese mismo tiempo (o plaza como también se le llama), ¡te hubiese ganado más de RD$8,000! …Ahora imagínate que en vez de RD$100,000, fuesen RD$500,000… En vez de ganarte RD$5,000, le sacarías más de RD$45,000… Es decir, algo más de RD$40,000 por encima de lo que te ganas ahora.

El primer paso para realizar tu primera inversión: invertir

-Me abriste los ojos. Eso que dices es por cada año. Si lo multiplico por el tiempo que he dejado ese dinero ocioso ahí, es como para jondearme por la ventana…

Sonreí con algo de picardía. En lo que Eli me explicaba, estimé su “costo de oportunidad”, o lo que él se dejó de ganar durante los últimos años. Digamos que estaba en un par de cientos de miles.

-Pasado es pasado, ya de eso no te preocupes, Eli. Lo importante es que hagas conciencia de la importancia de ser más proactivo en la gestión de tus ahorros, maximizándolos como mejor puedas.

Eli estuvo de acuerdo.

¿Dónde podría hacer esa primera inversión?-, preguntó.

-Esa es una de las bellezas, amigo. Te podrías estar ganando ese 8.0% (la tasa que generó los RD$8,000 sobre los RD$100,000)… ¡en el mismo banco donde tienes tu cuenta de ahorro!

Te invitamos a utilizar nuestro comparador de certificados financieros y descubrir cuáles entidades tienen las mejores tasas de interés.

-¿En la misma entidad financiera?

-Podría ser la mismita. Solo tendrías que tomar una serie de pasos, todos bien sencillitos, para poder invertir.

-Primero, tienes que definir un propósito para tu ahorro. La razón es sencilla. De acuerdo a ese propósito definiremos el plazo durante el cual dejarás el dinero comprometido en el banco. Puede ser desde 30 días hasta 2 años, por ejemplo.

Eli pensó un rato y me dijo:

-Mira, para el año que viene quiero cambiar el carro. En lo que voy ahorrando lo que me falto, ese dinero que ahora tengo lo podríamos invertir. Digamos que 12 meses.

-Excelente idea. Así, con los intereses que te vas a ganar en ese tiempo, podrás comprarte el carro más rápidamente. La segunda decisión es saber si vas a querer que te paguen los intereses que te genera el certificado mensualmente, o si quieres capitalizarlos y reinvertirlos.

-Explícame mejor.

-Bien. Puedes optar por que te paguen los intereses mensualmente. Esa fuera una buena idea, por ejemplo, si quisieras complementar tus ingresos del periódico con los que te generará tu inversión.

-Potrillo: El dinero nunca sobra, pero prefiero ‘engordar’ mi inversión. ¿A eso se refiere la capitalización?

¡Exactamente! Digamos que tu inversión sea RD$100,000. El primer mes se generarán, al 8.0%, unos RD$666 en intereses. Si los capitalizas, ya para el segundo mes tendrás trabajando para ti en el banco, no solo los RD$100,000, sino los RD$666 también: RD$100,666.

-Para el tercer mes, te ganarás RD$671. RD$5 más que el anterior. Ese es el interés compuesto, cuando te pagan interés sobre interés. Genial, sobre todo cuando trabaja a tu favor como inversionista.

-¿Y cómo sé si mi banco me está pagando la mejor tasa posible?

-Muy buena pregunta. ¡Esa es la actitud!

Prometí, orgulloso de mi nuevo pupilo, responderle la semana siguiente.

Lee la segunda parte: ¿Dónde hacer tu primera inversión?

 

Adaptado de Argentarium. 

Últimos articulos

Dinero plástico para reconstruir tu historial crediticio

Abel, como cualquiera de nosotros, ha tenido sus buenos y sus malos momentos.

–¿Qué te digo, Potrillo? Enfrenté gastos inesperados, perdí el empleo y sí, dejé de pagar mi tarjeta de crédito.

La situación que él manejó no es única y, según mis estimaciones, probablemente afecta a más de 60,000 nuevos dominicanos morosos… ¡cada año!

Leer más

Tarjetas VISA, Mastercard, American Express. ¿Cuál es la mejor?

Estoy seguro de que al menos has escuchado una de estas marcas: VISA, Mastercard, American Express, las cuales son las tres principales compañías de tarjetas de crédito y tarjetas de débito a nivel mundial, pero, ¿qué son realmente estas empresas? Son empresas que se dedican principalmente al servicio de “procesamiento de pagos”, estas tienen como principal objetivo realizar acuerdos con las entidades financieras y crear protocolos para facilitar los pagos que realizan los clientes en los diferentes comercios y que dichos pagos lleguen de forma correcta a las entidades financieras emisoras de las tarjetas.

Leer más

Cuenta de corretaje, primer paso para ser inversionista

Las cuentas de corretaje son un registro esencial para invertir en las diferentes opciones que ofrece el mercado de valores de la República Dominicana. Se abren a través de los puestos de bolsa. Esta cuenta te permitirá colocar órdenes de inversión y canalizar los recursos para que tu puesto de bolsa las ejecute. Muchos la confunden con una cuenta bancaria, pero no lo es, aunque siempre debe estar asociada a una: aquella en la que te depositarán los rendimientos de las inversiones que hagas.

Leer más

¿Cómo recupero mi historial de crédito?

Imagínate que le pierdes la confianza a un amigo y ese amigo quiere volver a ganarse tu confianza, no será de un día para otro, y tu amigo tendrá que demostrar que le interesa recuperar tu confianza. Lo mismo pasa cuando quieres recuperar tu historial de crédito.

Leer más

¿Es seguro invertir en un certificado de depósito?

“Yo lo pongo en un certificado en el banco, ahí están seguros”, es una frase escuchada frecuentemente entre las personas que desean invertir y al preguntarles si creen que todos los certificados de depósito son seguros, la respuesta común es sí. En Rexi te respondemos a esta interrogante.

Leer más

Paso a paso para crear tu presupuesto

Un presupuesto es una herramienta de control de ingresos y gastos necesaria para organizar las finanzas de los hogares o las empresas. En teoría, es fácil elaborarlo, pero con frecuencia cometemos errores durante el proceso que pueden llegar a generarnos frustración. Para evitar estas faltas, los expertos en finanzas recomiendan hacer ejercicios de preparación.

Leer más

5 consejos para realizar compras con tarjeta de crédito

Uno de los productos financieros más utilizado en la actualidad son las tarjetas de crédito, esto sin dudas por sus beneficios y cómo nos facilitan la vida diariamente. Para sacarles el máximo provecho a tus tarjetas de crédito es importante que la utilices de manera correcta.

Leer más

Carro nuevo vs. Carro usado ¡pros y contras!

En la mayoría de los casos la compra de nuestro primer vehículo se convierte en esa primera gran compra de nuestra vida (por la cantidad de dinero). Desde que empezamos a generar ingresos a temprana edad, una de las principales metas en la mayoría de los dominicanos es comprar nuestro primer vehículo y luego que lo compramos como es natural en el ser humano, en algunos años queremos cambiarlo por uno más nuevo o mejor. 

Leer más

¿Bonos corporativos o bonos del estado? Cuál instrumento es mejor para invertir en el mercado de valores dominicano

Los bonos son excelentes productos a considerar en nuestras inversiones. Descubre aquí las ventajas entre los bonos del estado y los bonos corporativos.

Leer más

Beneficios de un préstamo de consolidación de deudas

Consolidar tus deudas consiste en solicitar un nuevo financiamiento para cancelar todas o la mayoría de las deudas que se han convertido en una carga para ti, logrando con esto tener solo un préstamo, el cual por lo general resulta con una cuota de pago mensual inferior a la sumatoria de todas las cuotas de tus préstamos, crédito diferido y deudas de tarjeta de crédito actuales.

Leer más

Gracias por suscribirte!