• Tarjetas
  • Inversiones
  • Préstamos
  • Ahorros
  • Entidades
  • Nosotros
  • Aprende

Antes de ahorrar e invertir…

Antes de ahorrar e invertir…

Desde pequeño mi hijo Ignacio fue muy ahorrativo. A partir de los cinco años inició tal buen hábito, que solo vine a cuantificar años después.

Como a sus once años, me fijé que tenía una cajita de seguridad y, con curiosidad, le pregunté por lo que tenía adentro.

“15,000 pesos, 150 dólares y como 50 euros, papi”, me respondió casi de forma automática, con la exactitud y frialdad de un contador público autorizado.

“¿Cómo fue?” le inquirí con sorpresa. El pre-adolescente, parsimoniosamente, me explicó que tenía muchos años guardando cada regalito o menudo que sus abuelos, tíos o su mamá o yo mismo le regalábamos.

En ese momento, no puedo negarlo, crecí por lo menos dos pulgadas. “¡Qué orgullo!”, pensé a lo interno. “Mi hijo desde tan chiquito ya conoce la virtud del ahorro y la frugalidad”.

Luego de felicitarle y celebrarle su logro económico, con la misma curiosidad le pregunté: “Ignacio, ¿para qué estás ahorrando? ¿Cuál es tu meta?”

Percibí, recuerdo bien, un momento de pánico en la mirada del hasta ahora risueño niño. Confundido y hasta apenado, bajó la mirada y me admitió, con la voz baja: “Yo no sé, papi.”

Ahorrar es el primer paso

Casi todos los días alguien se me acerca, para decirme: “Argentarium: Tengo tantos X miles de pesos, dime a ver, ¿qué puedo hacer con ellos?”

Aunque la gran mayoría son adultos, casi todos profesionales y con buenos niveles de ingresos, les hago la misma pregunta que le hice a Ignacio.

¿Adivinen qué? La gran mayoría me responde, en efecto, de la misma forma en que lo hizo Ignacio: “Para ponerlos a producir”, “para no gastarlos”, “para que me rindan algo” o, simplemente, “por si acaso, porque uno nunca sabe…”

Tan crucial como lo es, el buen hábito del ahorro no es suficiente. Debe ser complementado, respondiendo algunas preguntas básicas sobre las que nos toca reflexionar a todos.

¿Cuál es el propósito del ahorro? O, mejor dicho, ¿cuáles son los propósitos? ¿Serías capaz de ponerle un nombre y un apellido a cada uno de ellos?

De todas, estas son las interrogantes más importantes. A partir de ellas, tendremos que darle prioridad y un lugar a cada una de nuestras metas asociadas al ahorro o la inversión.

Si lo que se quiere, por ejemplo, es ahorrar para un “por si acaso”, entonces llámele “Clavito” o “Fondo de emergencia”. Lo relevante aquí es su liquidez. Así es que no lo invertiremos en un título a largo plazo, sino en instrumentos, de bancos o del mercado de valores, que nos aseguren disponibilidad inmediata.

El nombre del ahorro, además del horizonte de tiempo, también determinará el nivel de riesgo que podremos asumir.

Por ejemplo, si eres joven, posiblemente podrás asumir mayor riesgo si lo que procuras es crecer tus activos a largo plazo.

Dime quién eres…

¿Sabes invertir? No tiene sentido que coloques todos tus recursos en instrumentos que aún no dominas, en cuanto a los beneficios, riesgos y mecanismos de operación que conllevan.

Por eso lo importante de fortalecer nuestra educación financiera, para que podamos aprovechar las alternativas de inversión actuales y futuras.

En otras palabras: “No inviertas en lo que no entiendes”. Esto no implica que dejes tus fondos en una simple cuenta de ahorros. Más bien, que debes primero educarte y luego invertir.

Ojo: Si tienes un alto endeudamiento, sobre todo del costoso o tóxico, tu primera inversión debe ser… ¡En tu propia deuda!

Del cómo invertir

Ojalá que logres simplificar y automatizar tu proceso de inversión lo más posible.

Recuerda: “Dinero que no ves, dinero que no sientes”. De la misma forma que autorizas un débito automático para pagar cuotas de préstamos, autoriza transferencias automáticas para tu plan de ahorro programado o para tus fondos de inversión.

Citando a Clason, del “Hombre más rico de Babilonia”: Págate a ti mismo… ¡Primero!

No dejes dinero ocioso o sin oficio en tu cuenta de nómina. Si lo haces, ¿qué pasará la próxima vez que consultes tu balance en un cajero electrónico? Respóndete con sinceridad.

Finalmente, aprende. Disfruta del proceso. Claro que puedes arriesgar una parte de tus fondos, aunque siempre dentro de un límite prudente, en un negocio, una criptomoneda o un nuevo instrumento. No olvides, eso sí, “¡Guardar pan para mayo y harina para abril!”

 

Artículo publicado originalmente en Argentarium.com, el 30 de noviembre de 2017.

 

Artículos relacionados:

Evaluar tu canasta de productos bancarios, una decisión inteligente

Para cuidar tus finanzas, aprende a decir NO

Cuenta de ahorro... ¿con o sin tarjeta?

Cuenta de ahorro programado: una herramienta útil cuando lo que falta es disciplina

Últimos articulos

Haz que tu solicitud de préstamo personal sea exitosa, ¡te enseñamos cómo!

Ya sea para alcanzar una meta personal, para afrontar algún imprevisto financiero, pagar tarjetas de crédito o hacer una remodelación en la casa, los préstamos personales suelen ser la primera opción que evaluamos para obtener el dinero que necesitamos en cada uno de esos escenarios y no contamos con el total ahorrado. Pero claro debemos saber que este nuevo préstamo nos ayudará a alcanzar nuestra meta en ese momento o resolver ese problema que tenemos, con el compromiso de que estaremos asumiendo una nueva cuota mensual correspondiente a los intereses y capital de este financiamiento, la cual aumentará nuestro presupuesto de gastos mensuales hasta su vencimiento o cancelación.

Leer más

¿Cuál es el monto mínimo para invertir en el mercado de valores?

Esta es una pregunta obligada cuando exploramos la idea de invertir en el mercado de valores, así sea para conocer cómo funciona. Antes que todo es preciso anotar que hablamos de un espacio de intercambio de valores (bonos, letras, acciones y otros tipos de títulos), de modo que la respuesta dependerá del instrumento en que estés interesado/a, del momento en que quieras hacer la adquisición y, eventualmente, del puesto de bolsa a través del cual quieras gestionarla.

Leer más

¿Buscas un préstamo personal? Te contamos cómo saber cuál banco tiene la mejor tasa.

Nuevo préstamo, nueva responsabilidad financiera. Los préstamos personales suelen ser muy atractivos para todos, ya que con una simple solicitud y enviando estados de cuentas de otros bancos, en caso de que la institución financiera donde lo estés solicitando no sea en el que cobras mensualmente, teniendo un buen historial de crédito y capacidad de pago, es muy probable que en pocos días tu pagaré esté listo para que lo firmes y te depositen el dinero en tu cuenta sin tener que enviar una cotización, pagar grandes sumas de seguro, sin tener que ceder algo en garantía o explicarle a la institución financiera en que utilizarás ese dinero.

Leer más

El Mercado de Valores, una opción de inversión para todos

Con frecuencia oímos hablar del mercado de valores y las ventajas que su desarrollo supone para el impulso económico del país y los inversionistas particulares. Sin embargo, este concepto todavía resulta nuevo o apenas conocido para muchos. A continuación tratamos de explicar de una manera simple en qué consiste y cuáles actores interactúan en él.

Leer más

Rexi, mucho más que una calculadora de préstamos de vehículo.

Hace unos años si querías buscar cuál era la mejor tarjeta de crédito para ti en base a tus necesidades o si querías saber cuál institución financiera te ofrecía la mejor tasa de interés para un préstamo de vehículo, debías visitar la página web de las instituciones financieras o visitar sus sucursales, esta tarea conllevaba invertir mucho tiempo, por lo que muchos simplemente no la hacían y tomaban la primera opción que tenían, en algunos casos simplemente aceptaban un préstamo o tarjeta de crédito ofrecida por la institución financiera que llamaba para vendérselo, sin tener tiempo para evaluar o comparar con otras opciones del mercado.

Leer más

5 diferencias básicas entre los fondos de inversión y certificados de depósito

¿En qué es mejor invertir? ¿En un certificado de depósito o en un fondo de inversión? La pregunta se responde en función de tu perfil como inversionista, pues dependerá de factores como qué tanto tiempo estés dispuesto a despojarte de tu dinero o el nivel riesgo que te atrevas a correr para tratar de obtener una determinada rentabilidad.

Leer más

Desventajas de los préstamos personales "rápidos y sin papeleos"

Los préstamos personales rápidos y sin papeleos son también conocidos como “préstamos informales” o “préstamos usureros”, estos son los que una persona o una financiera otorga a las personas que lo necesiten, y puede ser con o sin garantía, tienen a una tasa de interés considerablemente mayor a la tasa ofrecida por las instituciones financieras reguladas y no tienes la necesidad de demostrar tus ingresos o revisar tu historial de crédito.

Leer más

Dinero plástico para reconstruir tu historial crediticio

Abel, como cualquiera de nosotros, ha tenido sus buenos y sus malos momentos.

–¿Qué te digo, Potrillo? Enfrenté gastos inesperados, perdí el empleo y sí, dejé de pagar mi tarjeta de crédito.

La situación que él manejó no es única y, según mis estimaciones, probablemente afecta a más de 60,000 nuevos dominicanos morosos… ¡cada año!

Leer más

Tarjetas VISA, Mastercard, American Express. ¿Cuál es la mejor?

Estoy seguro de que al menos has escuchado una de estas marcas: VISA, Mastercard, American Express, las cuales son las tres principales compañías de tarjetas de crédito y tarjetas de débito a nivel mundial, pero, ¿qué son realmente estas empresas? Son empresas que se dedican principalmente al servicio de “procesamiento de pagos”, estas tienen como principal objetivo realizar acuerdos con las entidades financieras y crear protocolos para facilitar los pagos que realizan los clientes en los diferentes comercios y que dichos pagos lleguen de forma correcta a las entidades financieras emisoras de las tarjetas.

Leer más

Cuenta de corretaje, primer paso para ser inversionista

Las cuentas de corretaje son un registro esencial para invertir en las diferentes opciones que ofrece el mercado de valores de la República Dominicana. Se abren a través de los puestos de bolsa. Esta cuenta te permitirá colocar órdenes de inversión y canalizar los recursos para que tu puesto de bolsa las ejecute. Muchos la confunden con una cuenta bancaria, pero no lo es, aunque siempre debe estar asociada a una: aquella en la que te depositarán los rendimientos de las inversiones que hagas.

Leer más

Gracias por suscribirte!